5 habilidades necesarias para la gestión de equipos

habilidades

La gestión de equipos es una acción vital para cualquier empresa, no importa ni el tamaño ni el sector. A lo largo de nuestra vida como empresa, seguramente, ya has implementado formas de gestionar el trabajo y mejorar la productividad.

Sin embargo, siempre se pueden conocer e implementar nuevas técnicas para aumentar la productividad, motivación y retención de tus colaboradores.

5 habilidades imprescindibles para la gestión

Para que un equipo esté cohesionado hace falta implementar y llevar a cabo acciones para crear esa unión. El trabajo en equipo no surge de forma espontánea, requiere de una coordinación y un ambiente adecuado.

También el liderazgo influye de forma contundente en la cohesión de las personas. Hay habilidades que un líder debe poseer para fomentar la adherencia al grupo.

  • Comunicación

En la gestión de equipos la comunicación supone una inversión del 90% del tiempo. El lenguaje, las expresiones y los gestos permiten transmitir la visión, la meta y las soluciones.

No hay habilidad más demandada actualmente que la capacidad de saber comunicar y transmitir ideas de forma clara. Es necesario que las personas trabajen esta habilidad blanda y los líderes refuercen su capacidad de transmitir ideas y entusiasmo.

Para practicar se pueden crear presentaciones, promocionar las exposiciones ante el resto del equipo, aprender a comunicarse con cada miembro e incluso intentar sintetizar ideas o peticiones en un solo email.

  • Liderazgo efectivo

Esta habilidad es necesaria para los directores de los equipos. Aunque puede parecer una locura, 9 de cada 10 personas no tiene esta habilidad de forma innata.

Para llevar a cabo este entrenamiento puedes usar lecturas complementarias, buscar un mentor que te guíe, realizar actividades de ocio donde tengas que trabajar en equipo, realizar un curso de coaching e incluso buscar por internet ejercicios complementarios para mejorar tu trabajo como jefe.

  • Negociación

Esta habilidad no solo es útil para los comerciales, es una soft skill que permite avanzar y mucho en una carrera profesional.

Al convivir con diferentes personas en una empresa es necesario desarrollar esta habilidad y entrenarla. En la vida, y también en una empresa, debemos saber qué queremos, qué estamos dispuestos a dar y qué queremos a cambio. Se trata de ceder de vez en cuando en aras de un beneficio mayor.

Para trabajar la negociación podemos hacer cursos específicos sobre ello, podemos leer libros sobre el tema y también podemos ponerlo en práctica en nuestra vida personal.

  • Planificación y organización

Uno de los aspectos más difíciles para un líder es tener en mente todas las tareas y funciones que se llevan a cabo y las fechas límites.

¿Si no eres capaz de organizar tu propio trabajo cómo podrías organizar el del resto? Esta es la premisa clave que cualquier jefe debería tener en mente a la hora de llevar equipos. Es necesario tener una metodología y un orden para poder sacar adelante todo el trabajo del equipo.

Hay muchas herramientas disponibles para practicar y hacer seguimiento como pueden ser: lista de tareas, organizadores, calendarios, Excel, etc. Cada persona es un mundo, por eso es necesario investigar cuál te va mejor a ti.

  • Visión estratégica

Finalmente, es necesario tener una visión estratégica. Si tu objetivo es liderar un equipo exitoso no solo debes preocuparte por las acciones a corto plazo, también por el objetivo a medio y largo plazo.

Un buen gerente destaca por la coordinación y la motivación del equipo para llegar a la meta, promoviendo la cohesión, el trabajo en equipo y resolviendo todos los obstáculos que se encuentra por el camino. Un buen líder debe inspirar a su equipo.

RR.HH.: consejos para mejorar la gestión de equipos

RR.HH. se ha convertido en un socio estratégico para la empresa. Esta área debe procurar crear un ambiente adecuado para la proliferación de ideas y debe formar y capacitar a los jefes de equipo para poder gestionar el talento.

Aunque algunos de los consejos son aplicables a líderes, es necesario que los gestores los tengan en mente y lo promuevan para que acabe formando parte de la cultura organizacional, aquí los más importantes:  

1. Prevención de riesgos

Como área de gestión de talento debemos ser promotores de la prevención de riesgos laborales. Contar con un buen ambiente laboral y prevenir posibles problemas forma parte del ADN del área.

El uso de encuestas de clima laboral, hablar con los colaboradores y disponer de canales para manifestar si no están bien, son herramientas de las que podemos echar mano para conocer el bienestar de los empleados.

2. Salario emocional

Otro de los aspectos que debemos tener en cuenta son los beneficios adicionales o el salario emocional. En este caso es necesario conocer las circunstancias del colaborador y sus necesidades.

Sabemos que personalizar este paquete de medidas es difícil, pero se puede disponer de un conjunto de beneficios a los cuales el trabajador pueda adherirse. Así escogen aquello que realmente necesitan.

La remuneración económica también puede ser un buen incentivo para aumentar la productividad, pero en ocasiones la empresa no puede permitírselo, en esos casos, la retribución flexible puede ser la mejor solución.

3. Horarios y desconexión

Gestionar el horario de la plantilla y promocionar la desconexión pueden ayudar a mantener el compromiso de los colaboradores.

Debemos tener en cuenta que muchos profesionales sienten estrés o ansiedad cuando reciben llamadas fuera de su horario.

Como gestores de talento debemos establecer pautas claras y buenas prácticas para que los líderes de equipo sepan cuándo deben comunicar algo fuera del horario laboral por ser urgente. 

4. Trabajar la empatía y la escucha activa

Si algo nos ha enseñado este último año es que la empatía puede unirnos en situaciones críticas y permite estar cohesionados, remando todos hacia un mismo punto.

La empatía es una cualidad y también un hábito que influye positivamente en la unión de los departamentos y en el sentimiento de pertenencia hacia la empresa.

Para poder comunicarnos con las personas debemos activar la escucha activa y modificar el discurso para que el interlocutor empatice y se sienta identificado con el mensaje. Es necesario trabajar la comunicación efectiva empresarial, de arriba a abajo.

Es importante que la empresa trabaje activamente para mejorar la gestión de los equipos, esto permite retener más tiempo a los colaboradores y a la vez ser mucho más productivos.

La experiencia del empleado y el liderazgo que promueve la organización acaba afectando a los costos de la empresa a la hora de atraer y retener el mejor talento. ¡No lo pierdas de vista!

Sin embargo, siempre se pueden conocer e implementar nuevas técnicas para aumentar la productividadmotivación y retención de tus colaboradores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *