Apuesta por el talento Senior: la experiencia es la clave

talento_senior

La experiencia es clave cuando hablamos de talento, sin embargo, en los últimos años hemos visto prácticas en empresas que en lugar de celebrar esa experiencia la desechaban.

La población cada vez vivirá más y, por lo tanto, es importante que las empresas no caigan en el edadismo y apuesten por el talento senior del mismo modo que por el junior. Cada segmento aporta una serie de beneficios que son necesarios en las organizaciones.

Cada persona tiene un conjunto único de habilidades y conocimientos. El profesional es quién decide dónde y cómo ponerlas a trabajar.

Si queremos crear un equipo productivo y altamente eficaz es necesario contar con diferentes generaciones entre sus filas.

Habilidades vs títulos

La capacidad de aprender y actualizarse es necesaria hoy en día. Ya nadie supone que su trabajo se realizará igual en 2022 que en 2030. Tantos los profesionales juniors como los seniors saben que la formación continua debe ser parte de su crecimiento profesional.

Ya no solo son importantes los títulos. Recordemos que Google cuenta con el 40% de su plantilla con profesionales sin títulos, valorando más la capacidad de buscar maneras diferentes de solucionar un problema.

Según el informe de McKensey, los profesionales que inician su carrera profesional con una menor cualificación pueden ir creciendo y aumentando su retribución gracias a las habilidades y experiencia laboral.

Las empresas no solo deben ver las credenciales de una persona, deben centrarse en su capacidad de aprender y desarrollarse en el entorno laboral.

Retención del talento interno

El informe Human capital at work: The value of experience afirma que los cambios de empresa suelen ser rentables para los colaboradores. Esos cambios suponen una media de entre un 30 y un 40% más de salario.

Esto pone en un aprieto a las empresas que quieren retener el talento y les insta a crear una serie de estrategias pensadas en exclusiva para motivar y comprometer al empleado a permanecer a su lado.

El informe, donde se analiza la trayectoria de 4 millones de perfiles, indica que la clave para ascender profesionalmente es cambiar de función con frecuencia y hacer movimientos que amplíen las habilidades a través de ponerlo en práctica.

Cada vez que una persona cambia de función aumenta un 25% sus habilidades. Esto supone un reto para el profesional pero que puede asumir con facilidad si la empresa le da la oportunidad.

El valor de un profesional aumenta gracias a los cambios en su entorno laboral, le permiten adquirir nuevas capacidades y conocimientos para adaptarse a la demanda del nuevo puesto.

El valor del talento senior

Si algo caracteriza a los profesionales mayores de 45 años es la resiliencia, la capacidad de afrontar la adversidad y los cambios, de adaptarse a las nuevas formas de trabajar y herramientas.

Estos colaboradores han asistido a la transformación económica, a la crisis de 2008 y también la del 2020, a una pandemia y a una transformación tecnológica que cada vez es más rápida y da menos tiempo de adaptación.

Han aprendido la importancia de reciclarse, de hacer reskilling y upskilling cuando ha sido necesario para poder seguir existiendo en un mundo laboral, a veces un poco cruel con estos profesionales.

Laura López, directora de Marketing y RSC, acuñó hace poco el término de “madurennials” en uno de sus artículos.

“Ser un madurennial es mucho más que pertenecer a un grupo de edad que se reinventa y que descubre, tras un proceso de autoconocimiento, su verdadero propósito vital es, sobre todo, una actitud ante la vida: poner tu talento, fortalezas y experiencia al servicio de los demás.”

Estos profesionales juegan un papel crucial en el desarrollo y evolución de cualquier empresa. Su capacidad de adaptación, así como la experiencia adquirida permiten a la organización tener un punto de vista diferente al talento más joven, de abordar retos desde distintos ángulos y eso siempre es enriquecedor.

Su background sirve para conocer cómo se hacía antes, cómo se hace ahora y buscar otras soluciones sabiendo los errores y aciertos del pasado.

Trabajo en equipo

“La experiencia vital del senior le permite ver las cosas con la distancia necesaria para evitar egos inútiles, pues no tienen ni ambición de poder ni deseos de plantearse una carrera profesional tradicional, sino sólo ser de utilidad por sentido de servicio al equipo, a la sociedad y a uno mismo”.

Tomás Pereda, responsable de la Red de Empresas de Fundación máshumano.

El talento senior suele tener un mayor compromiso con la empresa y eso es muy necesario hoy en día, sobre todo para vincular el nuevo talento a la organización.

Perder el talento senior puede producir una crisis de identidad, un vacío en la cultura de la empresa, provocada por la ausencia de estos referentes. Una empresa que cuenta con estos perfiles puede dar seguridad y esperanza a los nuevos integrantes.

Suelen ser personas leales, que conocen las necesidades de la empresa, pero también los beneficios de trabajar en ella. En este sentido pueden ser grandes embajadores de marca.

Al mismo tiempo, contar con un equipo generacional puede ayudar a potenciar el respeto y la empatía, compartir conocimientos y crear un conocimiento interno que no dependa tanto de las personas, sino del equipo.

La diferenciación y el trabajo en equipo siempre se asocia a un modelo de éxito. Una cultura empresarial capaz de aunar la experiencia y el compromiso del talento senior con la novedad y adaptación a las nuevas tecnologías del talento junior, es lo que marca la diferencia entre unas empresas y otras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.