Competencias intrapersonales para ejercer un buen liderazgo

competencias intrapersonales liderazgo

¿Qué debe tener una persona para ser un buen líder? ¿Es una capacidad innata o se puede aprender? ¿Cómo ejercitar mis habilidades para poder dirigir un equipo?

Varios autores han hablado de qué competencias debe tener un líder para guiar a su equipo. Según el psicólogo Antonio Peñalver, un buen líder debe contar con competencias intrapersonales (autoliderazgo), interpersonales (liderazgo de los demás) y operativas (visión estratégica, planificación, orientación a resultados…).

En 1983 Howard Gardner, uno de los psicólogos más influyentes del último medio siglo, publicó Frames of Mind: The Theory of Multiple Intelligences. En ese momento apareció el concepto de más de una inteligencia y la forma de entender a las personas cambió.

No siempre se ha considerado la inteligencia emocional como una habilidad necesaria para un líder, pero en esta nueva era para liderar un equipo necesitas de varias capacidades que te ayuden a tratar con perfiles diversos y formas de trabajar distintas.

Habilidades necesarias

Entre las principales habilidades encontramos la inteligencia emocional, la gestión de talento, buena comunicación, empatía, control de tiempos y programación…

El líder exterioriza o externaliza los mensajes, tanto los que recibe por parte de su equipo como los que recibe por parte del CEO u otros líderes de departamento.

Hay otro enfoque del que poco se habla que tiene que ver con la construcción del liderazgo desde la esfera individual, es decir, desde el carácter y el autoconocimiento.

El autoconocimiento es alcanzar un grado mayor de interiorización sobre quiénes somos, cómo nos relacionamos con los otros y cómo gestionamos nuestras propias emociones. Es una forma de tomar consciencia de nuestras virtudes, fortalezas y áreas a desarrollar.

Toma de conciencia de uno mismo.

Las habilidades intrapersonales son todas aquellas que se producen en la mente de la persona y que, por tanto, tienen una influencia directa en sus actitudes y comportamientos.

Gracias a las capacidades intrapersonales se puede consolidar un objetivo y tener consciencia de que el liderazgo es un rol activo que nos demanda una constante evolución y conocimiento.  

7 habilidades más comunes:

  • Autodesarrollo: compromiso con uno mismo para seguir creciendo y conociéndose. Es necesario contar con un plan estratégico, una visión clara de los objetivos y una actitud proactiva.
  • Autodisciplina: es la capacidad de mantener hábitos saludables a medio plazo. Avanzar, mantenerse motivado y actuar independientemente de cómo te sientas.
  • Autoestima: conjunto de creencias, percepciones, evaluaciones y pensamientos que tenemos de nosotros mismos.
  • Autonomía: capacidad para actuar de forma independiente, tomando decisiones y siendo proactivo.
  • Autoconocimiento: ¿qué sabemos de nosotros mismos? ¿Cuáles son nuestros límites? ¿Y nuestros valores?
  • Autocontrol: capacidad de controlar nuestras emociones y pensamientos para no actuar de forma impulsiva.
  • Automotivación: impulso para seguir creciendo y progresando a pesar de los contratiempos.
  • Compromiso y responsabilidad: habilidad pensada para crear una relación a largo plazo con otras personas o con uno mismo. Nosotros somos responsables de nuestras acciones y palabras, de cómo tratamos al resto y cómo nos tratamos a nosotros mismos.
  • Innovación: es la forma de buscar alternativas a soluciones o acciones que realizamos continuamente. La capacidad de ver más allá, de probar cosas nuevas y no temer al error.

Viaje constante

Convertirse en un buen líder es un viaje constante de aprendizaje y conocimiento. Es necesario un estudio introspectivo de uno mismo para transmitir confianza, saber dar a conocer la misión e inspirar y guiar al equipo para conseguir los objetivos marcados.

Como director de un equipo es necesario conocer las fortalezas de uno mismo, pero también de cada miembro y potenciarlas, solo de este modo es posible crear un departamento de alto rendimiento.

El liderazgo se basa y sustenta en el trabajo colaborativo del líder con el equipo y viceversa. Y para trabajar conjuntamente es necesario respeto y comunicación.

Líder ético

Actualmente los colaboradores demandan un líder ético, que sea transparente y cuente el porqué de cada acción. Solo así sabemos que trabajamos por un propósito.

Una de las mejores formas de motivar al equipo es estableciendo buenas relaciones entre los miembros, apostando por la comunicación bidireccional y basando la estrategia en la sostenibilidad y la transformación, pero sin perder de vista el humanismo.

Para conocer con más detalle el nuevo líder les recomendamos el libro “El líder 360º” de John C. Maxwell.

Si tu puesto exige habilidades de liderazgo es importante que conozcas las diferencias entre un manager y un líder. Solo así sabrás si vas por el buen camino.

Recuerda que es importante estar disponible para tu equipo y crear lazos de confianza para generar un diálogo sincero.

Algunos juegos para practicar las competencias interpersonales

Te proponemos algunos juegos o actividades para realizar con tu equipo y trabajar conjuntamente algunas habilidades y reforzar las competencias interpersonales.

  1. Lo que más me gusta de ….

Se puede poner en un bol o hacerlo a través de un programa automático todos los nombres de los participantes y por turnos decir algo que admiremos de esa persona.

De ese modo destacaremos aquello que creemos que es una fortaleza y reforzaremos la confianza del equipo y de cada persona de forma individual.

  1. Palabras olvidadas

Este ejercicio esta pensado para ejercitar la sincronización con el equipo. Se crea un texto o se dice en voz alta y el equipo debe ir rellenando los huecos. De este modo se puede ver si se tiende a pensar lo mismo, si el equipo está sincronizado.

El objetivo es el trabajo en equipo, la creación de un ambiente de trabajo sano y la capacidad de intentar pensar como el resto de los miembros.

  1. Grupos de investigación

Consiste en crear diferentes grupos con una problemática cada uno. Entre ellos deben intentar encontrar una solución y para ello deben colaborar conjuntamente, investigar y proponer alternativas.

En esta actividad se promueve el debate, la creatividad y la innovación. Así como se trabaja la relación y confianza entre los miembros y el autoconocimiento personal.

Invierte tiempo en crear un buen equipo, en fomentar una relación sana entre todos los miembros e ir aprendiendo a ser un buen líder. Piensa que es un desarrollo continuo, un viaje sin fin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.