Crea un programa de prácticas preprofesionales y atrae a nuevo talento

programa_practicas

Es importante que en las empresas convivan varias generaciones. Los profesionales más jóvenes o con menos experiencia pueden aportar visiones distintas a las organizaciones. Crear un programa de prácticas preprofesionales puede ser una buena solución para poner en común aquello aprendido durante los estudios y lo que sucede en el mundo laboral.

Este programa se incluye dentro del proyecto de Recursos Humanos. Tiene como objetivo atraer a nuevo talento, aumentar la productividad y crear un equipo multidisciplinar donde ganen todos sus miembros, así como la empresa.

En algunas ocasiones, ese talento que se integra en dicho programa puede acabar formando parte de la plantilla habitual de la organización, previo tiempo para adaptarse y conocer mejor a la empresa y su cultura.

A continuación, les explicaremos cómo diseñar ese programa de prácticas preprofesionales para poder desarrollarlo.

Pasos previos

Prácticas y programas existentes

Es importante identificar qué programas ofrecen las universidades, escuelas de negocio y formaciones profesionales a los que la empresa se puede adherir.

Estos programas ya poseen la información correspondiente y te guían a la hora de rellenar y entregar la documentación. Asimismo, suelen contar con beneficios adicionales para la empresa que siempre pueden ser un incentivo a la hora de impulsar dicha estrategia.

Para ello, debes comunicarte con los centros educativos a fin de conocer qué parámetros usan al incluir a los participantes en el programa y saber cuál es el nivel del alumnado.

Otra de las opciones es publicar también las ofertas en Computrabajo. En nuestra base de datos, se han registrado muchos estudiantes de último año que buscan empezar su andadura en el mundo profesional.

Las empresas disponen de varias herramientas para crear un buen programa de prácticas, a fin de poder atraer a ese nuevo talento y generar una experiencia positiva con ellos.

Tu organización

Cuando ya conozcas todas las opciones disponibles, es importante que reflexiones acerca de tu organización y del impacto que tendrá dicho programa; además, debes evaluar si ello encaja con la filosofía de tu empresa.

En este punto, debes definir las necesidades, el objetivo y las responsabilidades del practicante, así como su sueldo o remuneración. Asimismo, debes analizar si tu empresa es capaz de asumir esa incorporación y si habrá un líder o mentor que lo acompañe durante su estancia.

Es valioso considerar estos aspectos porque tienen un impacto tanto en tu Employer Branding como en la experiencia de tu colaborador senior. Si un empleado se encarga de mentorizar a alguien, se debe explicarle cómo hacerlo, qué se espera de él y qué responsabilidades posee con respecto a ese nuevo miembro del equipo.

Esta tutorización puede ser una buena manera de potenciar las habilidades de liderazgo de los cargos intermedios y de darles responsabilidad. Asimismo, ello permite contar con una persona más en el equipo que ayude a sacar el trabajo adelante.

Aspectos legales

Antes de empezar el proceso de selección, asegúrate de conocer qué documentación legal necesitas; además, verifica que cumples con las especificaciones para poder desarrollar el programa de prácticas.

En este aspecto, debes considerar la documentación de la empresa, el tiempo máximo permitido de las prácticas, la cotización…

Consulta con tu departamento legal para que te asesore ampliamente sobre el tema, a fin de que puedas empezar tu búsqueda de practicantes teniendo todas las garantías necesarias.

Impulsar el proyecto

Diseña el programa

Es importante contar con una hoja de ruta y unos parámetros al diseñar un programa de prácticas preprofesionales dentro de la empresa.

Debes incluir la descripción del puesto, las funciones, las responsabilidades, la asignación, la persona de la que dependerá, los criterios de evaluación, el seguimiento y las expectativas.

Asimismo, debes considerar los aspectos legales que hemos comentado antes: salario, programa de beneficios, dar de alta en la seguridad social, etc.

Mentores y tutores

Para que dicho programa sea un éxito, debes seleccionar adecuadamente a la persona que se encargará de la tutorización dentro de la empresa.

Escoger al profesional idóneo puede originar que el proyecto sea positivo para todos o no. Esa persona debe tener voluntad de enseñar, paciencia con el nuevo miembro y habilidades para transmitir conocimientos y valores.

No todos los colaboradores poseen esas capacidades, así que debes elegir bien. Puedes incluso pedir voluntarios si no sabes quién podría realizar un buen papel como mentor.

Comunícalo y consigue el apoyo del equipo

Cuando hayas definido la implementación de un programa de prácticas, no dudes en comunicarlo a cada área, así esa nueva incorporación se integre solamente en una de ellas.

Es importante comunicar de forma transparente dicha estrategia y sus objetivos para que toda la plantilla conozca los beneficios de contar con un practicante dentro de la organización.

Uno de los puntos más importantes para el éxito de este programa es que el equipo apoye tanto a los organizadores como al estudiante. El practicante debe sentir que es bien recibido en la empresa, ya que ello influirá en la experiencia que tendrá. Asimismo, una buena acogida puede motivarlo más adelante a incorporarse a la compañía de forma permanente.

Ese profesional joven empieza ahora su carrera y nunca se sabe hasta dónde puede llegar. Por ello, es un gran activo que la experiencia que viva dentro de la empresa sea positiva.

Puesta en marcha

Publica la oferta en el centro de estudios y en Computrabajo, y busca al talento que mejor encaje con tus necesidades. Recuerda añadir la opción “Sin experiencia”, para que la persona no tenga miedo de postular a la vacante.

La difusión de la oferta te permitirá llegar a muchos estudiantes que desean realizar prácticas dentro de tu organización. Asimismo, ello dará a conocer tu marca empleadora.

Te recomendamos que la información sea lo más completa posible. Añade la descripción de la vacante, las responsabilidades, el tipo de contrato, el tiempo de las prácticas y los beneficios de la empresa; además, sustenta por qué es una buena opción que el practicante inicie su andadura profesional con ustedes.

Realiza las entrevistas y asegúrate de que tanto el responsable del equipo como el tutor están de acuerdo con tu selección. Es importante que ellos estén conformes, ya que trabajarán codo con codo con esa persona y deberán utilizar su tiempo para enseñarle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *