El futuro de las empresas mexicanas: modalidad de trabajo y productividad

futuro_empresas_mexicanas

Una reciente encuesta realizada por CompuTrabajo dio a conocer que el 77% de las empresas en México pueden operar de manera parcial o completamente bajo el esquema de Home Office.

La pandemia aceleró de forma inmediata la implementación de esta modalidad de trabajo. Aquellas que no pueden operar bajo este esquema pertenecen a industrias como servicios, comercio, hotelería, fabricación y transportes.

Sin embargo, el mercado está viviendo una vuelta a las oficinas y disminuyen las opciones de teletrabajo en muchas empresas. El 60% de las empresas ha decidido regresar a su actividad presencial como se hacía antes de la pandemia. El 35% está implementando un modelo híbrido y solo el 5% lo hará remoto completamente.

Parece que estos datos son alentadores en algunos mercados, pero sigue habiendo una preocupación por las condiciones de trabajo y la pérdida de talento ante el cambio.

Productividad y modalidad de trabajo

En la encuesta vemos diferentes opiniones al respecto. El 52% de las personas que realizaron Home Office manifestaron sentirse más eficaces a la hora de realizar sus tareas que en formato presencial. Aunque el 57% del total de empresas encuestadas no encontró diferencias en la productividad de sus colaboradores, siendo indistinto qué modalidad de trabajo habían desarrollado.

En referencia a la diferenciación entre géneros, destacó que las mujeres sienten que su trabajo es más efectivo si lo ejecutan de manera presencial, mientras que solo el 40% de los hombres encuestados sintió la presencialidad como un elemento a destacar.

Aquí cabe destacar la diferencia entre las responsabilidades del hogar. Por ejemplo, un artículo en El País demostró que la mayoría de las mujeres no contaban con oficina y debían trabajar en la sala con los niños, mientras que muchos hombres disponían de un espacio privado para desarrollar su trabajo.

Uno de los retos principales del área de Recursos Humanos y de muchos equipos creativos ha sido buscar la forma de generar, en remoto, la misma productividad y energía, de poder realizar un trabajo innovador, aunque hubiera una pantalla de por medio.

Los reclutadores no han detectado un aumento de productividad en la modalidad Home office, consideran que no hay mucha diferencia entre una y otra. También puede ser un efecto de dificultad de medir los resultados y objetivos derivados de este período de tiempo.

“Podemos observar que los resultados enfocados a la productividad y eficacia del trabajo, vía remota, son más cerrados, porque dependen de factores muy particulares de cada colaborador, básicamente: cuál es su entorno de trabajo en casa y cómo éste puede favorecer, o no, a un óptimo desempeño”, mencionó Alejandra Martínez, responsable de Marketing de Empresas y Estudios de Mercado Laboral de CompuTrabajo México.

Creatividad y oficinas

Algunos psicólogos han alertado de los problemas de aislamiento, que puede conllevar hacer un trabajo 100% remoto. La socialización en el lugar de trabajo permite compartir ideas y sacar proyectos colaborativos entre diferentes departamentos.

El trabajo en la oficina fomenta el compartir ideas y conversaciones sin que haya un motivo oficial, lo que hace que el ambiente de trabajo sea más ameno y las ideas fluyan sin necesidad de hacer reuniones específicas.

Sin embargo, un estudio de la Escuela de Negocios IESE a 3.000 trabajadores afirma que ni el trabajo remoto impide la creatividad ni la oficina en sí misma la fomenta. Existen muchas circunstancias que participan en la innovación: la personalidad del trabajador, la edad, las circunstancias personales, las necesidades…

Parece entonces que el aumento de productividad o creatividad depende más del colaborador que de la modalidad. Del mismo modo, algunos estudios muestran que la oficina puede ser un lugar de distracción al tener interrupciones constantes, mensajes e incluso reuniones improvisadas.

Es importante encontrar el equilibrio entre las dos modalidades, una forma de incentivar la socialización y la creatividad, y a la vez permitir que el colaborador ponga foco y se centre en una sola tarea.

La normativa y el regreso

La NOM-019 establece los lineamientos para la integración y funcionamiento de las comisiones de seguridad e higiene en los centros de trabajo. Además, otra ley (Nom-030) obliga a las organizaciones a realizar servicios preventivos de seguridad y salud para evitar accidentes y enfermedades.

Si algo nos ha enseñado la pandemia es que la salud y el cuidado del colaborador va más allá y es una de las cosas a tener en cuenta a la hora de afrontar ese regreso.

Junto con estas normativas, también debes tener en cuenta la reciente NOM-035 que impulsa la creación de espacios laborales más sanos con el fin de evitar trastornos psicosociales.

Los cambios provocados por la crisis sanitaria y el miedo al regreso pueden hacer perder personas valiosas para la organización, por el camino. Ya veíamos que casi el 75% de los colaboradores está dispuesto a dejar su trabajo actual si este repercute en problemas de salud mental, según datos de LinkedIn.

Mauricio Reynoso, director de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh), dijo en la publicación Expansión que exhorta a las compañías a ser flexibles y a que continúen apostando por la modalidad de home office, sobre todo, para aquellas posiciones que no requieren operar de manera presencial.

Buenas prácticas

Muchas organizaciones ya habrán vuelto a sus lugares de trabajo, aunque sigue siendo vital desarrollar y ejecutar buenas prácticas para poder prevenir problemas en el trabajo.

  1. Diagnóstico: realiza encuesta para conocer cómo están las personas que forman el equipo y qué preocupaciones y necesidades tienen. También podrás comprobar si es necesario capacitar o realizar cursos de reskilling para cumplir con su labor lo mejor posible.
  2. Presupuesto: el salario emocional ha ido escalando posiciones y ahora muchos colaboradores valoran la flexibilidad o la ayuda en transporte para evitar exponerse o pasar mucho tiempo en los trayectos.
  3. Prevención y salud: es necesario alentar a los colaboradores a quedarse en casa cuando no se encuentren bien. Es importante que el resto no se sienta en peligro al convivir con compañeros enfermos. Otra de las medidas es impulsar la vida sana y la vacunación.
  4. Oficinas seguras: deben cumplirse todas las medidas de seguridad, además de tener en cuenta las necesidades de los colaboradores. Más especio entre trabajadores, salas de reuniones ventiladas e incluso contar con espacios para aislarse y centrarse cuando el trabajo lo requiera.
  5. Tecnología para el trabajo colaborativo: el uso de herramientas adecuadas y en la nube permitirá mantener el grado de productividad adecuado independientemente de donde se sitúe el colaborador. Además, la digitalización agiliza el trabajo y permite ser más productivo en menos tiempo.

El futuro de las empresas mexicanas está en manos de las empresas y sus colaboradores. Aunque parece que hay una tendencia al presencialismo, las grandes corporaciones aspiran a un trabajo híbrido para retener al talento y no volver a las horas nalgas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *