Empresas con mentalidad skills-centric, ¿cómo son?

empresas skills-centric

Hace algunos días se celebró el FiAD, Foro de Innovación en Aprendizaje y Desarrollo referente en Iberoamérica. En esta nueva edición se habló de la formación y el reskilling, pero sobre todo se resaltó la necesidad de las empresas de tener una mentalidad skills-centric.

La formación, el reskilling y el upskilling ya no es una ventaja competitiva para las organizaciones, es una estrategia fundamental que permite a las empresas seguir formando a sus colaboradores para poder seguir siendo competitivos en un mercado laboral cada vez más cambiante.

Las empresas con mentalidad skills-centric empujan a todos sus miembros a procesos de reskilling y upskilling.

Estrategia de crecimiento profesional

Las empresas deben crear estructuras internas para garantizar el desarrollo de todos sus colaboradores. RR.HH., junto con los jefes de área, debe impulsar el crecimiento continuo del equipo. 

Han surgido nuevas metodologías y herramientas para aprovechar los conocimientos de los miembros, crear sinergias e interacciones enriquecedoras para todos los miembros.

Los programas de formación pueden darse dentro de la empresa o de forma externa; ya sean programas de educación continua de escuelas de negocios o de universidades.

El formato va cambiando y adaptándose a las necesidades de los estudiantes y colaboradores que siguen en activo y deben realizar una formación lo más práctica posible para implementarla rápidamente.

En este sentido, durante el foro se habló mucho de la necesidad de ejercitar habilidades como el learnability pero también los cursos especializados en el uso de la tecnología. Ya nadie trabaja sin usar algún programa o herramienta digital.

Habilidades de la nueva era

En este momento necesitamos que nuestros colaboradores tengan habilidades que les permitan seguir avanzando en su carrera y siendo productivos para la empresa.

Entre las habilidades necesarias para esta nueva era se encuentran: el liderazgo, saber trabajar en equipo, la colaboración, una buena comunicación, la capacidad de contar una historia (storytelling) y el strategic thinking.

El tiempo es limitado y el trabajo nunca termina, por ese motivo, trabajar acorde una estrategia y de la forma óptima posible es una de las habilidades más necesarias actualmente.

Las empresas han cambiado o deberían hacerlo, hasta hace poco la mayoría era business-centered, es decir, las personas como medio para conseguir un objetivo, pero en pleno 2022 las organizaciones deben ser human-centered: las personas como el propósito del negocio.

Tendencias en formación

Durante los 3 días que duró el evento también pudimos ver qué tendencias veremos en formación en estos últimos años.

  • Aprendizaje autónomo: cada vez es más habitual que cada profesional se gestione él mismo la formación, decida cuándo hacerla y busque fuentes que a él le sirvan para seguir desarrollándose profesionalmente.
  • Aprendizaje colaborativo y social: está demostrado que cuando hablamos sobre un tema y compartimos ideas lo asimilamos mejor, aprendemos más sobre ello y nos permite tener en cuenta diferentes puntos de vista. Las empresas deben facilitar ese intercambio de conocimientos y crear espacios para el diálogo e incluso cursos internos.
  • Conocimientos de analítica de datos: ya es imposible realizar un trabajo sin medir resultados, recopilar datos y realizar un análisis sobre ellos. Sin embargo, pocas empresas cuentan con programas para enseñar a sus colaboradores a mejorar y ejercitar esa habilidad.
  • Aprendizaje en el flujo de trabajo: dentro de las jornadas de nuestros colaboradores debe haber espacio para aprender o como mínimo para implementar lo aprendido. Algunos expertos incluso han recomendado crear reuniones de pensamiento o reuniones con uno mismo para pensar nuevas formas de hacer nuestro trabajo.
  • Microlearning: la velocidad con la que vivimos y el tiempo que disponemos cada vez es menor. Por ese motivo, una de las tendencias es el microlearning, un aprendizaje breve y centralizado en uno de los puntos o temas que necesitamos para nuestro trabajo.
  • Aprendizaje adaptativo y personalizado: cada colaborador tiene un nivel distinto de ciertos conocimientos, un programa de formación debe adaptarse a esa persona y adecuarse a sus necesidades reales.
  • Aprendizaje experiencial: todo aquello que ponemos en práctica es mucho más útil que lo que solo conocemos de forma periódica. Es importante poner en práctica las nuevas técnicas y conocimientos.
  • Desarrollo de nuevas competencias; upskilling y reskilling: nunca dejamos de aprender y los profesionales debemos estar constantemente actualizando y reciclando nuestros conocimientos. Puedes conocer más del tema en esta charla que tuvimos con Fernando Cavia, coach empresarial experto en RR.HH. y docente en la Universidad Iberoamericana y Tecnológico de Monterrey.

Talent Marketplace interno: un match dentro de la empresa

Todas estas tendencias y programas de formación abren la posibilidad de encontrar talento dentro de la organización.

Esta propuesta se basa en conocer a profundidad a los miembros que forman parte de la empresa y, ante una necesidad, realizar un reclutamiento interno para ver qué profesionales pueden formar parte del proyecto.

Es una muy buena estrategia de retención y compromiso, ya que el profesional sigue creciendo dentro de la organización, tiene la oportunidad de estar en varios proyectos y poder trabajar de forma colaborativa con otros compañeros.

Para poder hacer ese match interno es necesario contar con herramientas o softwares de reclutamiento con Inteligencia Artificial (IA), como por ejemplo la Solución Integral.

Las tareas y objetivos de RR.HH.

Puede que en la organización o en el mercado laboral en general exista un hueco entre las habilidades actuales y las necesidades a corto plazo. No olvidemos que en la Universidad se enseña la teoría y no la práctica.

Buscar a profesionales con esas habilidades puede suponer un aumento del costo en contrataciones, sin embargo, es posible contratar a personas con potencial y formarlas según las necesidades reales de la empresa.

El objetivo de RR.HH. es diseñar, escuchar y adaptar las estrategias para poder diseñar programas adecuados para sus colaboradores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *