Influencers dentro de la oficina: ¿quiénes son?

influencers_empresa

Parece ser que dentro de las oficinas y empresas existen influencers, es decir, personas que promocionan a la empresa donde trabajan, tanto dentro como fuera de la propia organización.

Estas personas suelen compartir información sobre productos, campañas y la cultura organizacional. Ello ayuda le mucho a la empresa y a su reputación de marca.

Los mensajes compartidos y publicados por los propios trabajadores son más creíbles que la publicidad tradicional; además, ayudan a reducir los costes de la empresa a la hora de realizar branding o promoción.

Programa de embajadores

En todas las empresas, debería desarrollarse un programa de embajadores, es decir, aquellos colaboradores que sepan explicar sobre la marca y los beneficios de trabajar en la compañía.

Estos mensajes de los colaboradores tienen mucha más aceptación que los oficiales y humanizan a la empresa, ya que de ese modo se evidencia que, detrás de un nombre y un logo, existe un equipo que trabaja y lucha día a día.

Los embajadores son aquellos trabajadores que constituyen la imagen de la compañía y que aportan calidad a los mensajes que transmiten. Usan sus propias redes sociales y llegan a seguidores que la marca quizás no alcanzaba con sus publicaciones.

Dichos mensajes se publican de forma orgánica; además, benefician tanto a la marca personal del profesional que los transmite como a la empresa.

Estos influencers internos también son de mucha ayuda a la hora de elaborar estrategias concretas de Employer Branding y atraer candidatos de calidad a las vacantes de la empresa.

Un programa de embajadores permite unificar la forma de compartir dicho contenido y les proporciona directrices para ello. No obstante, siempre es importante que el influencer participe de forma orgánica y personal, mantenga su estilo y no se note que el mensaje transmitido es un “corta y pega” que le ha proporcionado la propia empresa.

Ese modo de transmitir dichos mensajes se parece al de los anuncios en redes sociales. Es decir, si se nota que la persona que publicita un producto o servicio no lo usa, no sabe cómo venderlo o parece muy artificial, entonces ello produce el efecto contrario al deseado.

Este programa es una estrategia de marketing y comunicación que debe incluir también al área de Recursos Humanos, sobre todo si el objetivo final es contar con un programa de referidos.

¿Quién puede formar parte del programa de embajadores?

A veces algunos influencers ya han empezado a realizar este trabajo sin ni siquiera contar con una estrategia empresarial a sus espaldas. En ese caso, suelen ser personas que por iniciativa propia ya comparten contenido y conocimiento acerca de dicho sector.

Sin embargo, al desarrollar una estrategia, se puede revisar quién puede ser embajador. Lo mejor es que se incluya a colaboradores de varias áreas. Por ejemplo, si se considera a un integrante del área comercial, entonces todo ese trabajo adicional de promocionar la marca y posicionarse como experto puede repercutir más adelante en las ventas.

Los colaboradores de todas las áreas pueden ser incluidos en este programa. Lo fundamental es que se involucren de manera sincera y aporten contenido que sea de valor.

Gracias a esta estrategia, la empresa impulsará su imagen y reputación de marca, así como su transparencia y humanización, al brindar mayor visibilidad a los empleados.

Cómo desarrollar un programa de embajadores

  • Análisis y revisión: se debe analizar qué ha ocurrido hasta ahora en la empresa, si la marca ya tiene embajadores o si se requiere elaborar un listado con las personas cuyas redes sociales y contenidos puedan ligarse con la marca. Se debe remarcar que este programa es voluntario y no se puede obligar a nadie a participar, aunque sea de interés para la empresa. Las redes sociales son personales y algunos colaboradores no quieren vincular ese medio con su trabajo.
  • Metas y objetivos: como en cualquier estrategia, se deben definir bien las metas y establecer objetivos por cada acción realizada. Aunque cada área tiene sus objetivos, se debe establecer el orden de prioridades y el enfoque de cada embajador.
  • Motivación: luego de seleccionar a los embajadores, se debe motivarlos y generar confianza en el proyecto para que se unan a él. Asimismo, se debe conocer qué esperan ellos de esta acción y determinar cómo motivarlos a seguir creciendo. Para ello, se debe realizar una escucha activa y reconocer el buen trabajo.
  • Contenido: este programa debe ser complementario a la estrategia general de contenidos de la marca, pero a la vez enfocarse de manera diferente y usar las fortalezas de los embajadores (perspectiva, forma de hablar, productos para recomendar, perfil profesional o sector en el que es una voz influyente).

Por otro lado, como en cada acción, se debe medir el éxito. Establecer los principales parámetros de medición puede ser de ayuda tanto para el embajador como para el responsable de esta estrategia.

Al saber cómo evaluar los objetivos, se podrá certificar si dicho programa ha sido un éxito o no.

Programa de referidos, clave para RR.HH.

Ya hemos hablado con anterioridad acerca de este programa. Consiste en que los colaboradores refieren a personas que conocen y que creen que podrían encajar bien en la empresa o en alguna de las posiciones abiertas.

En este caso, la estrategia de contenidos se centra más en Employer Branding. Asimismo, los colaboradores comentan sobre los beneficios de trabajar allí y lo orgullosos que se sienten.

Estos mensajes tienen un impacto mayor que las páginas de carrera de las empresas; además, refuerzan la marca empleadora concebida por Recursos Humanos.

Para poder contar con un programa de referidos eficaz y bien cimentado, se debe crear un canal oficial a fin de recibir esas candidaturas, brindarle una buena experiencia al candidato y sobre todo comunicarles a referidos y postulantes cómo avanza el proceso.

Si un colaborador recomienda la marca a gente que conoce o en redes sociales, ello es una buena señal de que su experiencia como empleado es satisfactoria y su sentido de pertenencia a la empresa es alto.

En el proceso de recogida de datos, para que el equipo de RR.HH. siga desempeñándose de manera idónea, se puede usar un software de selección de personal como SherlockHR. Esta herramienta permite recoger los emails y los CV enviados por los colaboradores, y señalar si provienen de un referido; además, revisar en su dashboard qué personas han recomendado más candidatos, los profesionales contratados y el porcentaje de éxito de este programa.

Gracias a las soluciones tecnológicas, este programa puede ser fácil de implementar y agradable de mantener. Asimismo, es uno de los que más retorno genera en cuanto a contrataciones satisfactorias. Los candidatos referidos suelen permanecer el doble de tiempo que los contratados por otras vías.

Si tu empresa aún no cuenta con un programa de referidos, ahora es el momento de ponerlo en práctica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *