Mitos y verdades sobre ser un buen reclutador

mitos_y_verdades

Parece que todo el mundo sabe lo que es ser un buen reclutador. Ya sea porque has tenido varias experiencias en tu vida laboral o bien porque hayas trabajado mano a mano con alguno para reclutar a profesionales para el equipo.

Sin embargo, el área de Recursos humanos está llena de mitos sobre cómo ser un buen reclutador y también hay algunas verdades poco conocidas.

Mitos sobre los reclutadores

  • Debe ser extrovertido

Uno de los mitos más repetidos es que un buen reclutador debe ser extrovertido y que entable una relación con facilidad.

En este caso, hay buenos reclutadores que son introvertidos. Lo importante no es tu habilidad para hablar, sino para escuchar. Un gestor de recursos humanos debe ser atento y prestar atención a lo que cuenta el candidato.

Como siempre, parece que la introversión no es buena para las empresas, pero en realidad este rasgo no define las habilidades de un reclutador.

En todos los equipos debe haber gente más extrovertida y otra más tímida. Cada candidato mostrará cualidades diferentes, según el interlocutor que tenga delante.

  • Sin empatía

Para ser bueno en el trabajo y atraer al mejor talento no debes mostrarte empático con ellos ni su situación. Muchos consideran que esta debilidad puede causarte problemas y justificar al candidato más veces de las que deberías.

Sin embargo, es necesario que todo gestor de recursos humanos sea empático y entienda al candidato. Esa comprensión de sus acciones puede que sea esencial para entenderlo mejor y saber si será compatible o no con la empresa.

La forma de entender el mundo y los negocios ha cambiado: ahora es importante que tratemos con personas y las empresas muestren su lado más humano. No es necesario ser un robot para realizar una buena contratación.

  • Las entrevistas más solidas no siempre llevan a una buena contratación

Aunque un reclutador va ganando experiencia conforme avanza en su vida laboral, muchos confirman que no siempre las entrevistas más solidas conllevan una buena contratación.

A veces se confunde la seguridad del candidato con habilidad y eso no siempre es así. Es importante que el reclutador vaya aprendiendo ciertos recursos para discernir entre un candidato confiado y uno capaz.

Una entrevista no siempre es un buen indicador del desempeño. Por ese motivo es necesario preparar preguntas diferentes para analizar con más detalle la experiencia laboral de ese candidato y su comportamiento en asuntos puntuales.

También cabe destacar que hay algunos candidatos cuyos nervios los traicionan. En estos casos es importante llevar a cabo una entrevista menos tensa y dejar un tiempo para que el candidato se acostumbre a la nueva situación.

  • Ganar el candidato adecuado para la empresa

Este es uno de los mitos más extendidos del área. Un reclutador debe conseguir al candidato más adecuado para la empresa. Aunque a veces, aun siendo el candidato perfecto, la empresa no lo es para él.

Esto supone que, aunque reúne todas las habilidades y conocimientos necesarios, la empresa no será compatible con él. El gestor de talento debe hacer lo correcto para la empresa, pero también para el candidato.

Un buen reclutador es aquel que tiene en cuenta ambas variables y actúa en consecuencia. Intentar que un candidato encaje, a sabiendas de que la empresa no será compatible con su forma de trabajar, debe ser considerado un fracaso por parte del gestor.

Para ser un buen gestor es importante ser transparente y comunicar las tareas reales del puesto, el salario y las oportunidades de crecimiento. Así como tratar de forma abierta la cultura de la empresa, el equipo y las formas de trabajar.

Para poder “ganar” ese talento es necesario saber si realmente tendrá futuro en la organización.

  • No hacer una oferta si no estás 100% seguro de que la aceptará

Esta práctica era muy habitual hace una década, pero el mundo a cambiado. Esto se debía principalmente al miedo al rechazo que tenía la empresa. Sin embargo, aunque es importante saber si realmente el candidato está interesado en la oferta, a veces no sabemos al 100% la respuesta, hasta que realizamos la pregunta.

No pasa nada si un candidato rechaza la oferta, es mejor preguntarlo que quedarnos con la incógnita. Cuesta mucho encontrar a un buen candidato, así que, aunque no estemos 100% seguros, debemos preguntarlo y en caso de ser negativo saber por qué.

Tal y como ocurre con los candidatos, es necesario pedir que haya un intercambio o retroalimentación, para poder mejorar tanto en el desempeño de la labor de reclutador como en los beneficios que ofrece la empresa.

  • El departamento de Recursos humanos solo es un área de soporte

Esta es una de las afirmaciones más equivocadas de entre los mitos que persisten alrededor de la cultura organizacional. Los profesionales de recursos humanos no solo están para dar sorporte a los distintos departamentos, sino que son los encargados de encontrar candidatos que sean idóneos y puedan crecer dentro de la organización. Esos profesionales son claves para el crecimiento empresarial.

Por ello, el área de recursos humanos es además un departamento estratégico. Sus acciones permiten a los profesionales crecer dentro de la empresa, motivarlos para ser más productivos y formar a los líderes para que gestión a sus equipos lo mejor posible.

Los reclutadores y gestores de personal son los líderes de la transformación digital dentro de la empresa y aquellos que buscan soluciones cuando se produce una crisis como la que hemos vivido durante estos últimos meses a nivel global.

Verdades sobre Recursos humanos

Ahora  vamos a las verdades poco conocidas de este departamento:

  • Cambio constante y formación

Los gestores están continuamente formándose para adaptarse al cambio continuo del sector. Deben aprender a manejar software de reclutamiento y gestión de personal para adaptarse a los nuevos ritmos.

También asisten a formaciones virtuales para mejorar sus técnicas entrevistadoras, aprender sobre nuevos canales de reclutamiento y analizar los datos del personal para mejorar las estrategias.

Los gestores deben estar a la vanguardia de la formación para seguir captando al mejor talento.

  • Trabajo colaborativo

Como todos los departamentos, en el área de Recursos humanos se trabaja de forma colaborativa para conseguir los objetivos. Los gestores comparten la documentación, analizan de forma conjunta la toma de decisiones y elaboran planes para gestionar las estrategias que tienen en marcha.

Aunque mucha gente pueda pensar que es un trabajo solitario, los gestores son un equipo, cuya unión garantiza los resultados.

  • Preocupación por el candidato más allá del resultado

Esto es lo que distingue un buen reclutador de uno mediocre. Es importante mantener al candidato informado sobre el proceso y su evolución.

Cuando termina el resultado es importante que se comunique con los candidatos finalistas. Tanto si ha sido el contratado como si no. La comunicación y el feedback demuestran la capacidad que tiene un gestor para llevar a cabo su trabajo.

La mayoría de los reclutadores no cuentan con mucho tiempo, pero dedicar cinco minutos a un candidato puede mejorar la Candidate experience y repercutir en el Employer branding de la marca.

Como reclutador puedes ayudar a un profesional a mejorar y así encuentre el trabajo adecuado para él.

Gracias a la tecnología, existen muchas formas de contacto e incluso puede automatizar los mensajes para contactar con todos los inscritos. Un pequeño gesto puede reportar grandes cambios. Sabiendo las cualidades y beneficios del gestor de talento, es hora de poner en práctica todo lo aprendido, tras derribar todos estos mitos y aprehender estas verdades. Que tu camino hacia la excelencia te ayude a encontrar a los mejores para trabajar mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *