Responsabilidad Social Corporativa, en el punto de mira del talento joven

rsc_talento_joven

Hemos hablado mucho sobre lo importante y determinante que es el Employer Branding, pero este también incluye la Responsabilidad Social Corporativa (RSC). La RSC es uno de los elementos decisivos a la hora de aceptar un empleo por parte de los profesionales más jóvenes.

Una encuesta realizada por Hays afirma que el 27% de los jóvenes considera la responsabilidad social de las empresas al buscar empleo. Ello significa que no solamente investigan en internet y leen las reviews de otros trabajadores, sino que también revisan qué hace la organización por su entorno social.

Los profesionales buscan un lugar del cual sentirse orgullosos, que devuelva parte de los beneficios a la sociedad. Esta necesidad se va acentuando conforme nuevas generaciones van ingresando al mercado laboral.

Ya no hay excusa para dejar de prestar atención a la responsabilidad social en la empresa. Hoy más que nunca es importante realizar este tipo de acciones y darlas a conocer. Una buena RSC puede ser fuente de candidatos de calidad.

Muchos colaboradores han abandonado de forma voluntaria la empresa al ver cómo esta ha gestionado durante la pandemia y darse cuenta de que la organización en la que estaban trabajando no estaba ayudando a la sociedad en la cual se venden sus productos.

El interés hacia la empresa

La pandemia ha provocado un aumento en la cantidad de candidatos; sin embargo, esta crisis también ha originado que muchos profesionales se replanteen su futuro y reflexionen sobre su satisfacción laboral.

El 20% de los trabajadores a nivel mundial han dejado su trabajo en el último año sin tener ningún empleo nuevo confirmado. Ello se ha debido a las malas condiciones laborales, al ambiente, así como al descontento con las acciones y filosofías de la empresa.

El cambio climático, las causas sociales y la inclusión son temas que preocupan a los jóvenes profesionales que buscan el lugar perfecto para desarrollar sus habilidades.

Ya hemos visto en generaciones anteriores que el trabajo ocupaba un lugar esencial en la vida; por ello, cada vez tiene más importancia saber y compartir lo que hace la empresa.

Los trabajadores buscan unas condiciones dignas, sueldo digno y estabilidad laboral; además, quieren sentir que su tiempo en el trabajo aporta algo positivo al resto. Trabajar por un propósito y pensar que contribuyes a ello es una gran motivación para ir cada día al trabajo.

Si nos basamos en la pirámide de Maslow, cuando las necesidades básicas ya están cubiertas, es necesario atender esas inquietudes que van más allá del sueldo y se relacionan con los propósitos de las organizaciones.

El informe realizado por Hays en varios países muestra que el 81% de los empresarios cree que la RSC es un factor importante para atraer al talento.

Los Millenials y la Generación Z valoran la reputación de la empresa, su cultura y valores, no solamente el sector de la organización, las tareas o la responsabilidad que tendrán. Los 3 puntos anteriores ocupan un lugar primordial a la hora de postular a una vacante de empleo.

Salario emocional

La pandemia le ha enseñado a las empresas que buscan retener o reclutar al mejor talento que la salud mental y la satisfacción a veces pesan más que el salario económico. El aspecto emocional es una de las preocupaciones de los colaboradores.

El salario emocional consiste en aquellos beneficios no económicos que obtienen los colaboradores y les permiten sentirse cómodos y motivados dentro de la empresa.

El ambiente laboral, la flexibilidad, poder conciliar vida y trabajo, seguir aprendiendo, tener un propósito, compartir los mismos valores y una perspectiva de futuro: todo ello puede inclinar la balanza hacia el compromiso con la empresa o el descarte.

El salario emocional incide directamente en una menor rotación de empleados y reduce los gastos de selección y de absentismo. Además, mejora la predisposición a aprender y trabajar en pro de las necesidades de la empresa, de comprometerse más de lo normal cuando sea necesario.

Entre las estrategias que como departamento de RR.HH. se pueden aplicar, el reconocimiento y unas condiciones dignas de trabajo, herramientas y personal son algunas de las más demandas por los profesionales.

Responsabilidad Social Corporativa

En este artículo, nos vamos a centrar en la RSC que permite atraer al talento comprometido y altamente productivo a una empresa.

La RSC contempla varias acciones, desde reciclaje, sostenibilidad e incluso ayuda a colectivos en riesgo de exclusión.

Implica a toda la empresa y cada miembro del personal debe formar parte del proceso para sentir que ellos también trabajan en beneficio del planeta.

Las acciones pueden ser muy diversas, desde reciclaje en la oficina hasta voluntariado en asociaciones de la misma localidad donde esté ubicada la empresa.

La decisión puede ser escogida por parte de los directores y Recursos Humanos, pero también es bueno incluir a los equipos. Si las causas son votadas entre todos, es mucho más sencillo involucrarlos y animarlos a participar.

Es necesario que el área de Talento se encargue de promover las iniciativas y las comunique tanto a nivel interno como externo, ya que los candidatos revisarán en varias fuentes qué hace la empresa y qué valores promueve.

Por ejemplo, algunas empresas están comprometidas con el medioambiente; por ello, además de reciclar, desarrollan programas para disminuir el impacto de su huella ambiental, comunicando cada año sus avances.

Otras organizaciones patrocinan equipos de fútbol de barrios menos desfavorecidos para que los niños de menores recursos practiquen deporte. Hay compañías que crean programas de comedores escolares, o sus colaboradores son voluntarios uno o dos días a la semana en residencias de ancianos…

Las causas y acciones deben corresponderse realmente con la empresa, su propósito y sus valores. Si la organización procede simplemente por motivos de marketing, ello puede ser contraproducente, ya que el profesional recién incorporado lo detectará cuando entre a trabajar allí y es probable que su decepción pueda aumentar la rotación.

Es importante no ser hipócritas y no vender algo que no somos. Les pedimos a los candidatos ser sinceros, así que cuando se trata de la empresa se debe proceder de la misma manera. Si un candidato pregunta sobre la RSC de la organización, como reclutador debes explicarle en qué punto se encuentra hoy la empresa y si existen planes reales sobre acciones futuras.

Si hasta ahora tu empresa nunca se había preocupado de la RSC, entonces es momento de replantearlo. Ello no solamente es beneficioso para la atracción del talento, sino que también enorgullece a la plantilla y les brinda más motivos para seguir trabajando allí.

La Responsabilidad Social Corporativa es buena para la imagen de la empresa, en beneficio de la sociedad. Además, permite atraer y retener a talento de calidad. ¿Necesitas más motivos para implantarla?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *